Amoniaco y lejía, nunca utilizarlos al mismo tiempo

91 261 04 70
Amoniaco y lejía, nunca utilizarlos al mismo tiempo

Uno de los principios que tenemos siempre presente quienes trabajamos en la limpieza de comunidades en San Sebastián de los Reyes es el de utilizar en cada superficie sobre la que trabajamos el producto más conveniente. Si no lo hacemos así, además de no conseguir un buen resultado, corremos el riesgo de estropear las superficies y objetos que debemos limpiar. 

Hemos dedicado ya algún artículo a glosar las ventajas que productos como la lejía y el amoniaco tienen para la limpieza de comunidades en San Sebastián de los Reyes, hemos hablado del poder desengrasante del amoniaco y además de su característica como repelente del polvo lo que lo convierte en el producto más apropiado para la limpieza de muchas superficies, especialmente las que están expuestas a los humos y grasas provenientes de las calles.

Por su parte, en lo que se refiere a desinfección, prácticamente ningún producto puede competir con la efectividad de la lejía. Podría pensarse que, entonces, el producto ideal sería uno que se obtuviera de la combinación de ambos.

Sin embargo, la mezcla de lejía y amoniaco es sumamente peligrosa. Cuando se juntan estos dos líquidos, aunque sea en ínfimas cantidades, se produce una reacción química que libera gases de cloro. Gases que tienen un efecto inmediato sobre las mucosas de quien los respira: Se empieza por notar un fuerte picor en los ojos y la garganta acompañado casi inmediatamente por un fuerte ataque de tos. Si se continúa expuesto a esas emanaciones, la garganta se inflama hasta interrumpir la respiración lo que puede llevar a la muerte de las personas expuestas a la mezcla. 

Por eso, los empleados de Limpiezas B. Tena conocen las precauciones que deben tomar al utilizarlos.